Inicio » Salud » Glaucoma

Glaucoma

El Glaucoma es un proceso por el cual se destruye el tejido ocular al elevarse la presión intraocular por encima de los límites fisiológicos. Puede ser de dos tipos:

La Goniodisgénesis es el desarrollo anormal de los canales del fluido intraocular del ojo. El fluido intraocular se produce dentro del ojo por los cuerpos ciliares, fluye por la pupila y termina en el ángulo de drenaje. Los pequeños canales de pectina convergen para drenar el ojo. Si el animal tiene goniodisgénesis los agujeros de drenaje son demasiado pequeños, el líquido se acumula, aumenta la presión y se incrementa el riesgo de sufrir glaucoma.   

Actualmente sólo existe la posibilidad de determinar si un perro está afectado o no mediante un examen físico del ojo ya que no hay un test genético que refleje su estado. El que un perro esté libre no excluye la posibilidad de que pueda desarrollar glaucoma. Igualmente, el que un perro esté afectado no significa necesariamente que tenga o vaya a desarrollar glaucoma pero si que aumentan significamente las posibilidades de que esto ocurra.

La gonioscopia es la técnica usada para evaluar el ángulo iridocorneal, el cual determina la predisposición a padecer glaucoma. El Colegio Europeo de Veterinarios Oftalmólogos (ECVO) y la Red Europea de Oftalmología Veterinaria y Visión Animal (REOVVA) son los únicos organismos que emiten un certificado oficial reconocido a nivel europeo conforme el ejemplar está libre o afectado.   

A pesar del tratamiento, los cambios degenerativos son tan importantes que a corto, medio o largo plazo desembocan en la pérdida total de la visión de forma muy dolorosa para el animal. El diagnóstico temprano y el tratamiento pueden retrasar este proceso uno o dos años. Si no se diagnostica, un glaucoma agudo puede hacer que el animal pierda la visión en uno o dos días.